Casémonos con el Pelo Seco

Llegamos a mi casa, continúa Goldy, pero estábamos tan muertos que nos quedamos y nos recostamos con ropa espalda con espalda. No recuerdo si el secador estaba en medio de los dos.

Miry y Juan (alias Goldy), ¿Cómo se Conocieron?

Nos conocimos, cuenta Goldy, a mitad del año 2008, en el boliche Pacha. Estaba con mi amigo novio Román y vimos dos chicas, ella estaba muy linda, así que nos acercamos.

Terminamos formando un gran grupete con quien solíamos salir, pero durante el 2008 y 2009 solo había encuentros esporádicos.

Para mediados de enero 2010, continúa Goldy, se arma una salida con mis amigos y el grupo de Miru.

Yo no quería ir dice Goldy, prefería quedarme jugando a la Play. En el bar, duramos minutos y nos fuimos todos a la casa de Miru, ellas eran cinco, nosotros éramos tres.

Entre música y vodka nos la pasamos toda la noche charlando. Fue la primera vez que hable con ella, nos contamos la vida de cada uno.

Claro continúa Miru, nos pusimos al día, él me contaba de su vida, que entre paréntesis me agotaba con sus historias del pasado, y hablaba de su ex pareja, que mi pareja tal cosa, que mi pareja tal otra, como la mayoría de mis amigos gay dicen “mi pareja” le pregunto si él era gay, y rápidamente respondió, ¡no, no soy!

En esa época, continúa Miru: trabajaba en un estudio de abogados y tenía muchas ganas de dejarlo para encarar otra cosa. Un martes llegue al trabajo y anuncie que en quince días renunciaba. Sintiéndome feliz de la vida comencé a hablar con amigas pero todas estaban muy ocupadas. Yo flotaba de alegría y dije bueno, le mando un mensaje de texto a Goldy que como había tenido tan buena onda, le escribí: ¡renuncie al trabajo, esto es para festejar! ¿Vamos a tomar algo?

Retoma Goldy, mire el mensaje pero no le conteste enseguida, quería saber si era algo grupal o no. Con algunas dudas, la pase a buscar por su casa. Desde ese momento que subió al auto tuvimos química, nos matamos de la risa. Confieso que estaba un poco nervioso.

Nos fuimos a tomar algo a Lupita, charlamos mucho y tomamos unos tragos. Para cuando oscureció, le propuse cenar, y nos cruzamos al Sushi Club enfrente, ni bien nos sentamos pedí una botella de Champagne.

Cenamos y continuamos charlamos, cuando estábamos ya bien entonados, me llega un mensaje de un amigo proponiéndome ir con unos extranjeros a un bar muy lindo que queda en Palermo. Miru se copó y aun siendo la una de la mañana de un martes, fuimos.

Allí, continuamos bebiendo, esta vez, champagne. Como a las tres o cuatro de la madrugada, con una borrachera feroz, Miru anuncia, ¡estoy muerta!

Fuimos para el auto, cuenta Miru, y teniendo dudas de lo que él haría le propongo: ¿Queres que vayamos a tu casa o venís a la mía? Igual es lo mismo, estamos rotos de cansancio.

Entonces sucede unas de las cosas más insólitas de mi vida, él me dice bueno vamos a tu casa, y me pregunta: ¿Vos, en tu casa, tenes un buen secador de pelo?

Gire mis ojos en redondo y cortésmente respondí: no es muy bueno, yo no me seco el pelo con secador. ¿Qué fue lo que hicimos? Encaramos para su casa a buscar el secador para luego irnos a la mía.

Goldy aclara: ¿Sino, a la mañana como hago? Quería aprovechar y hacer una mochila con ropa y meter el secador.

Llegamos a mi casa, continúa Goldy, pero estábamos tan muertos que nos quedamos y nos recostamos con ropa espalda con espalda. No recuerdo si el secador estaba en medio de los dos.

Realmente fui así, dice Miru y recapacite, que en ese momento era cuando debía haberle preguntarle si era Gay y no por decir, “mi pareja”.

Nos dormimos solo una hora, nos despertamos, la deje en la casa y me fui a trabajar. Bueno si dice Goldy, me duche, me seque el pelo, la deje en su casa y me fui a trabajar.

Estando en mi casa, cuenta Miru, no pude dormir, tenía un alcohol en sangre imposible, me duche, no use ningún secador y me fui al trabajo para los últimos días que tenía que cumplir.

Así fue como empezamos a conocernos

¡Aplauso para ellos por favor!

- NO QUIERO ALGO MUY MELOSO -

No nos vamos a poner muy melosos en especial porque al novio no le gusta mucho el romanticismo...

Gatearon juntos por los pasillos de un hotel, durmieron con un secador de pelo espalda con espalda, dos veces viajaron  de luna de miel, se emborracharon de risa; compró un anillo que colgaría de su perrito, la tuvo en vela toda una tarde para proponerle matrimonia; quieren casarse, quieren tener hijos, Goldy dice uno, Miru tres, si es varón no sabemos su nombre, si es mujer se llamará Matilda; se han enojado y se han reconciliado.

Ahora, hoy, en este instante solo resta una pregunta para que frente a frente respondan:

- Goldy, ¿aceptas por esposa a Miru?
- [Aceptación del novio]
- Miru ¿aceptas por esposo a Goldy?
- [Aceptación de la novia]

Son declarados Marido y Mujer.

FIN

 

Bodas Creativas

Argentina - USA - Europa - México

Ceremonias de Casamiento

  • Consultenos
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Ofic +(54 11) 5031 8925
  • Whatsapp +(54 11) 3386 8076